Los niños menores de 18 meses no deberían viajar a países tropicales, porque muchas veces no tienen puestas todas las dosis obligatorias incluidas en el calendario vacunal y corren un mayor riesgo al desplazarse a países endémicos.

314068113_9e75278c91_m1

A pesar de esta recomendación, uno de cada cuatro niños aproximadamente que acuden a las consultas pediátricas de vacunación al viajero tienen menos de dos años.

Muchos expertos le dan mucha importancia al hecho de que antes de realizar un viaje con un niño pequeño, hay que tomar una serie de precauciones.

En el caso de ir a lugares exóticos, con evidente riesgo sanitario, los padres deberían ir con sus hijos a los departamentos de vacunación del viajero para que los profesionales les indiquen sobre la inmunización necesaria.

Hay que prestar mayor atención a ciertos grupos de riesgo como pueden ser los niños con el sistema inmunitario deprimido, los asmáticos, los alérgicos al huevo o los que padecen de dermatitis atópica, debido a que el uso de repelentes contra los mosquitos  pueden elevar esta afección cutánea.

Lo ideal es acudir a estas consultas con un mes o mes y medio de antelación porque hay algunas vacunas que necesitan más de una dosis.

Antes de emprender un viaje de este tipo se deben descartar múltiples factores y no sólo el viajar a un lugar paradisíaco puesto que la salud de los más pequeños de la casa está en serio riesgo de padecer alguna enfermedad que en nuestro país ya esté erradicada.

Más información | Vacunas sí