Ahora que nos encontramos en pleno otoño, es durante esta época (en especial desde comienzos de octubre) cuando con el cambio de estación y con la llegada del frío, de la lluvia y en definitiva del mal tiempo, los más pequeños tienden a enfermarse de gripes y resfriados.

En este sentido, la denominada como gripe estacional (conoce cómo prevenir la gripe en niños) se caracteriza por convertirse en una de las más comunes o habituales, sobretodo por su fácil transmisión entre los más peques (en la guardería o escuela).

Aunque una buena opción es saber cómo aumentar las defensas en niños, es conveniente y adecuado que muchos padres sepan cuándo es adecuada la vacunación de la gripe en niños, para evitar sobretodo posibles riesgos innecesarios.

No obstante, si nuestro pequeño/a se ha contagiado de gripe, es necesario atender a una serie determinada de síntomas para averiguar si se ha contagiado o no de gripe.

Principales síntomas de la gripe en niños

A pesar de ser habitual confundir la gripe con un resfriado, en especial porque sus síntomas tienden a ser bastante similares, lo cierto es que es posible diferenciar algunos de los síntomas determinados:

  • Moco nasal.
  • Tos.
  • Fiebre más o menos elevada.
  • Inapetencia y decaimiento.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.

También es posible que, junto a los síntomas nombrados en las líneas anteriores, el pequeño/a pueda sentir los siguientes:

  • Dolor de oído.
  • Respiración silbante.
  • Ronquera.

Ante el menor síntoma es fundamental que la madre o el padre acuda rápidamente al pediatra. No es aconsejable ni adecuado automedicar al pequeño, dado que es el especialista médico el único que puede prescribir los medicamentos que éste puede tomar tras analizarlo detenidamente.

En Natursan | Prevenir la gripe