Durante el ciclo menstrual y fértil de cualquier mujer comprendida entre los 12 y 45 años pueden aparecer ciertos sangrados o hemorragias que pueden llevar a pensar en algún problema o complicación dentro del sistema reproductor femenino aunque en la mayoría de los casos no suele ser síntoma de enfermedad.

Los sangrados que se presentan a lo largo del ciclo menstrual sin contar con la menstruación en sí ocurren por los numerosos cambios hormonales por los que pasa una mujer regularmente.

sangrado-uterino

Las hormonas implicadas en regular el ciclo menstrual de las mujeres son la progesterona y los estrógenos por lo que ambas son las culpables de esas subidas y bajadas que ayudan a producir la ovulación y la llegada de la regla.

Cuando la ovulación no ocurre durante un ciclo menstrual –anovulación- se producen esos sangrados ya que las hormonas implicadas no han provocado la ovulación y será muy común que se presenten dichos sangrados.

Síntomas del sangrado uterino disfuncional

Los síntomas más claros de un sangrado uterino disfuncional son:

  • Períodos más cortos, menos de 28 días o de más de 35 días.
  • Sangrados o hemorragias entre períodos.
  • La menstruación aparece con un intervalo de tiempo diferente cada mes.
  • Sangrados abundantes.
  • Cansancio.
  • Sequedad en la vagina.

Cuando una mujer presenta dichos síntomas, el ginecólogo valorará el estado general y recomendará el tratamiento adecuado como pueden ser las píldoras anticonceptivas o el DIU para mujer con edad más avanzada. Normalmente en las mujeres más jóvenes estos síntomas no se tratan a no ser que los síntomas sean más graves y conlleven otras complicaciones.