Es muy normal que los hijos y sobretodo los más pequeños se caigan, se golpeen con obstáculos que encuentren a su paso o que al jugar sufran algún trastazo.

El niño desde el primer momento se acostumbrará a andar por casa a sus anchas sin saber el peligro que pueden correr con algunas cosas.

Por ello, las mamás siempre tienen que estar detrás de ello controlando lo que tocan y a donde van, pues existen algunos sitios de la casa que no son del todo seguros para un niño.

Remedio para las quemaduras en niños

La cocina es un lugar de la casa, en donde el niño puede tener más accidentes con respecto a la comida o los elementos que se pueden emplear para hacer de comer.

Por tanto, si tu hijo a sido un poco revoltoso y se ha quemado con la vitrocerámica, la plancha, algún mechero o alguna gota de aceite que le produzca quemazón, podemos soluciónalo y aliviarle el dolor de esta manera:

  • Romper un huevo y saca la piel blanca que lleva pegada a la cáscara.
  • Aplícasela sobre la quemadura durante unos minutos.

Verás que no solo le aliviará el dolor sino que evitará la aparición de posibles ampollas en la piel del niño.

En Natursan | Propiedades de la clara de huevo