loquiosDespués del parto y al llegar a casa con tu bebé es momento de seguir cuidando de ti misma, pues el parto tanto como si ha sido más o menos difícil conlleva unos cuidados y unos buenos consejos a seguir para que la recuperación postparto sea la adecuada.

A parte de las molestias típicas después del parto como la cicatrización en la zona vaginal, los dolores musculares y como no las contracciones uterinas que experimentarás durante las primeras semanas llamados entuertos, los loquios también son parte de esa recuperación postparto.

Los loquios son secreciones vaginales provenientes del útero que varían de una mujer a otro pero que duran alrededor de 21 días, pudiendo llegar hasta la sexta semana después del parto.

Los loquios típicos del posparto

Éste tipo de derrames vaginales no debe alarmar a la madre pues es un efecto del parto que tiene que aparecer para que la recuperación uterina sea totalmente normal.

Independientemente de la duración de los loquios, éstos derrames suelen aparecer de tres maneras distinta durante el tiempo que duren.

Al principio los loquios suelen tener un color rojo , con gran cantidad que irá disminuyendo a medida que pasen los días, llegarán a tener un color rosado y por último su color será blanco o incluso incoloro.

Puede que el olor sea un poco desagradable pero mientras no se vuelvan de color verde no existe riesgo de complicación.

Es recomendable que el médico siga este proceso para saber con exactitud si la recuperación la estás llevando correctamente.

No dudes un segundo si los loquios se vuelven rojos de nuevo acudir al médico para examinarte, pues puede que aún se esté cicatrizando el útero debido a la dilatación excesiva del parto.

Intenta no utilizar tampones hasta unas seis semanas después del parto para no dañar la zona, así evitarás molestias y problemas al cicatrizar.