La fruta se convierte en un alimento fundamental dentro de la alimentación del niño, ya que le aporta diferentes nutrientes esenciales importantísimos en su nutrición, e indispensables para su salud diaria. Son ricas en fibra, vitaminas y minerales, y además pueden convertirse en un postre o una golosina excelente para los más pequeños.

¿Qué hacer si mi hijo no quiere comer fruta?

Pero en determinados momentos puede ocurrir que el pequeño no quiera comer fruta. Es un dilema –o problema- al que se enfrentan muchos padres en algún momento, y saber qué hacer si el pequeño no quiere comer fruta puede ser de gran utilidad para saber cómo actuar ante estos momentos. Está claro que permitir que el pequeño no coma fruta no es la solución, dado que nos encontramos ante un alimento saludable por un lado, mientras que por otro la educación alimentaria que le demos al niño a partir de los 3 años de edad le ayudará a saber qué alimentos son saludables y cuáles no tanto.

Consejos para que tu hijo coma fruta

Si tu pequeño/a se niega a comer fruta, una buenísima opción es tratar de disfrazar la fruta, por ejemplo en preparaciones muy vistosas.

¿La clave? Conseguir que los más pequeños disfruten comiendo fruta, no solo por su sabor dulce, sino porque han participado en su preparación.

Consejos en la compra

La “estrategia” debe empezar desde el momento en el que compras la fruta. Por ejemplo, puedes ir con tu hijo/a al supermercado y que él sea quien elija la fruta que desee comer.

Consejos en la cocina

Una opción útil es enseñarles a que elaboren una receta sencilla, como por ejemplo cortar algunas piezas de fruta con ayuda de un cuchillo de plástico y hacer brochetas o dibujitos. De esta forma los animamos a comer fruta, dado que se encontrarán ante platos que han elaborado ellos solitos.

Puedes descubrir más en las siguientes notas: