Anteriormente hablamos de la ingurgitación mamaria y de cómo se produce, aunque en ocasiones muchas mamás no pasan por ello, otras tantas justo después de dar a luz sufren una subida de la leche muy rápida y manifiestan los pechos duros y llenos de leche.

Es muy común que durante la lactancia se produzcan periodos en los que la subida de leche se realice cada vez más rápido y no lleguen a vaciarse los pechos al dar de mamar, incluso muchas mamás se agobian por el hecho de no poder pegar al pecho a sus bebés porque los senos están demasiado hinchados.

ingurgitacion

Puede que la ingurgitación mamaria sea la razón de que muchas mamás se desesperen y terminen por dejar la lactancia materna para pasar a utilizar sacaleches o leche de fórmula para alimentar a sus bebés. En estos casos la madre debe tener un apoyo fundamental de alguna persona que le ayude a gestionar esta etapa, que le aconseje sobre como puede solucionar el problema y sobretodo darle seguridad y confianza en lo que hace.

Masaje para aliviar la ingurgitación

La ingurgitación se produce cuando la mama produce cada vez más cantidad de leche y el pecho se le inflama y se manifiestan edemas en la piel.  La acumulación de leche en los pechos provocan un pecho tenso, difícil de agarrar para el bebé y dolor para la madre, por eso es necesario actuar antes de que la ingurgitación se derive a una mastitis.

Es ideal que la madre tome duchas de agua caliente al mismo tiempo que extrae manualmente el exceso de leche, puede que conlleve tiempo pero merece la pena aliviar el dolor y la tensión de las mamas.

Si tienes la ingurgitación en un solo pecho puede dar de mamar a tu pequeño por el pecho sano mientras actúas sobre el otro, también tu pareja puede colaborar masajeando en círculos el bultito donde se localiza la ingurgitación y deslizar el dedo hacia el pezón, notarás como la leche desciende y se alivia la tensión.

No dejes de amamantar, dentro de lo posible es esencial que des el pecho a tu bebé tantas veces como sea posible así será él mismo quien vacíe la leche que contienes y evitas padecer ingurgitación o mastitis.