A medida que transcurre el embarazo los cambios en la madre tanto exteriores como internos son imprescindibles para que la vida del futuro bebé sea efectiva y llegue a buen termino, pero no solo dichos cambios facilitan a la madre un embarazo sano y feliz si no todo el conocimiento y la aportación que la madre pueda hacer a su propio cuerpo conlleva muchos beneficios para el embarazo y el postparto.

Uno de las medidas preventivas que puede adoptar la madre para su embarazo y parto es el masaje perineal. Dicha medida consiste en la estimulación de la piel y los tejidos para facilitar el parto y evitar así las temidas episiotomías.

perineal

¿Qué es el perineo?

La futura mamá debe conocer su cuerpo a la perfección y más aún las zonas encargadas de traer al mundo al pequeño.  Para situarnos, el perineo conforma todos los genitales femeninos de la mujer, está formado en su conjunto por el suelo pélvico, desde el clítoris en su parte más anterior y el ano ocupando la zona más posterior.

Es imprescindible que las futuras mamás sean conscientes de ésta parte del cuerpo para que reconozcan la importancia que tiene durante la gestación y sobre todo durante el proceso del parto.

El masaje perineal es aconsejado a partir de la semana 32 de embarazo, con casi 7 meses y medio de gestación la madre puede empezar a masajear la zona perineal dos o tres veces por semana, incluso la pareja puede ser el responsable de dar el masaje ya que para la madre cada vez es más difícil moverse.

Ventajas del masaje perineal

El masaje perineal está indicado sobre todo a las mamá primerizas, ya que es la primera vez que la zona perineal sufrirá un cambio importante, por lo que evitará en cierta medida lesiones perineales y realizar episiotomías. Las ventajas del masaje más significativos son:

  • Disminuye el dolor de parto y la incidencias de episiotomías.
  • Favorece la circulación y la elasticidad de la zona ayudando a relajarla durante el proceso de parto.
  • Permite la participación e implicación de la pareja durante el embarazo.
  • Aumenta la auto cura durante el postparto y el conocimiento más a fondo del cuerpo femenino.

Preparación antes del masaje

El  masaje perineal como ya hemos indicado puede realizarlo la propia madre o la pareja, pero antes de comenzar es conveniente tener en cuenta algunas cosas:

  • Las manos deben estar limpias, uñas bien cortadas y limpias.
  • Es imprescindible orinar antes de empezar.
  • Encontrar el lugar adecuado para acomodarse, el baño, semisentada en la cama o en cualquier otro sitio que pueda permitirte estar cómoda.
  • SI es la primera vez comienza con un baño caliente o un paño calientes sobre la zona, ayudará a relajar la zona.
  • SI es la propia madre quien se realice el masaje, utilizará los pulgares; si es otra persona se utilizará el dedo índice y el corazón.
  • La utilización de lubricantes o aceites específicos para la zona son esenciales para ayudar a masajear el perineo.