Entre las primeras frutas del bebé que el pequeño puede comenzar a tomar una vez se encuentra en la etapa del destete (aproximadamente a partir del sexto mes de vida del bebé), nos encontramos con la manzana, la pera, la papaya y el plátano.

Especialmente porque son frutas fáciles de digerir por parte del pequeño sistema digestivo aún en desarrollo, y tienen pocas probabilidades de provocar reacciones alérgicas.

En el caso del plátano y la papaya, es interesante tener en cuenta que no requieren cocción siempre y cuando estén lo suficientemente maduras. Y una opción en su preparación es elaborar deliciosas papillas o purés.

En esta ocasión te proponemos una deliciosa receta de puré de plátano, fácil de elaborar, nutritiva, saludable, y sobretodo rápida.

Puré de plátano: cómo prepararla

Ingredientes del puré de plátano

  • 1 plátano muy maduro
  • Agua o leche infantil

Pasos para preparar el puré de plátano

1) Pela el plátano maduro y tritúralo bien.

2) Mientras tanto, hierve en un cazo un poco de agua o leche infantil.

3) Cuando el plátano esté triturado y se forme una pasta homogénea agrega el agua hervida o la leche.

Beneficios nutricionales del plátano para el bebé

  • Aporta energía, el ser rico en hidratos de carbono (de absorción lenta).
  • Rico en vitaminas, sobretodo la vitamina C y B6.
  • Rico en minerales, destacando el potasio.
  • Alto contenido en fibra soluble.
  • Bajo contenido en sodio.
  • Se digiere fácilmente y no cae pesado en el sistema digestivo del pequeño.
  • Ayuda en caso de que el bebé sufra diarrea o trastornos estomacales/digestivos.

Si deseas conocer más recetas infantiles con plátano, te aconsejamos leer más sobre la compota de plátano y la papilla de plátano y naranja.

Imagen | Vrysxy