Es aproximadamente entre los cuatro y seis meses, tal y como recomiendan muchos pediatras, cuando el pequeño puede ya a comenzar a disfrutar de los purés caseros que preparas cómodamente en casa.

Se tratan de una forma muy sana y saludable de alimentarlos, ya que son preparados únicamente con alimentos sanos, tales como carnes, vegetales o frutas.

En este sentido, uno de los más elaborados es el puré de manzana.

Puré de manzana

Ingredientes principales

  • De 2 a 3 manzanas (pueden ser rojas o verdes).
  • 3 cucharadas de agua mineral hervida.

Pasos para elaborar el puré de manzana

1) Pela la manzana y pártela en cinco trozos (dependiendo, claro está, del tamaño en sí de la propia manzana). No te olvides de quitarles el corazón.

2) Tritúralas con una batidora y colócalas en un pequeño caldero o cacerola al que previamente le habrás incorporado agua.

3) Tápalo y déjalo en el fuego durante 10 minutos a fuego lento, hasta que constates que están blandas.

4) Ahora lícualas y tritúralas hasta que consigues una mezcla más o menos homogénea, para luego colarla.

Deberás dejar que se enfríe para poder dárselo al pequeño.

En Natursan | Propiedades de las manzanas