Es habitual que los primeros purés, papillas o compotas muchas mamás comiencen a dárselos a sus bebés a partir del cuarto o sexto mes de edad, momento que coincide con el comienzo de la dentición, y que comprende de hecho la etapa del destete.

Supone un paso importantísimo para la alimentación del bebé, ya que se pasa poco a poco de la lactancia materna al consumo de alimentos muy sólidos, destacando en este sentido determinadas frutas y verduras.

Es aconsejable que, desde un primer momento, la mamá o papá comience con determinadas frutas o verduras (como es el caso de la manzana, la pera, el melocotón, la zanahoria, la calabaza o el boniato), ya que generalmente son alimentos que no producen alergia ni reacciones en el pequeño.

En una receta anterior te hablábamos sobre los pasos para elaborar un delicioso puré de verduras dulces, elaborando con zanahorias, calabaza y boniato.

En esta ocasión aprovechamos el sabor y los beneficios nutricionales que aportan las legumbres, y vamos a explicarte cómo hacer un magnífico puré de guisantes.

Cómo hacer puré de guisantes

Ingredientes

  • 50 gr. de guisantes congelados
  • Agua

Preparación

Añade agua a una cacerola y añade los guisantes. Déjalos que se cuezan durante 5 minutos.

Luego tritura los guisantes bien y añade líquido de la cocción hasta que no sea un puré muy espeso.

Si deseas elaborar otras deliciosas recetas de purés infantiles para tu bebé, te animamos a leer las siguientes:

Imagen | Jodiepedia