Como bien explicamos en el artículo anterior el miso se obtiene de la fermentación láctica gracias a la acción de un hongo llamado Aspergillus Orizae, como muchos otros alimentos la fermentación de los mismos los convierte en más nutritivos que en su versión original.

miso-embarazo

El miso se caracteriza por su sabor, la palabra miso significa “fuente de sabor”; compuesta por las palabras “mi” que significa condimento o sabor y “so” que significa fuente.

Éste alimento japonés puede servirse para acompañar otros alimentos o simplemente para ser el ingrediente principal de la famosa sopa de miso, su sabor hace ensalzar los demás condimentos, está elaborada con soja, sal y arroz como no, fermentados.

Así como mencionamos que durante el embarazo el miso puede consumirse sin ningún problema, también contiene numerosos beneficios y propiedades que mencionaremos más adelante.

Propiedades del miso

Durante la cocción las propiedades de muchos alimentos se pierden, pero no ocurre lo mismo durante la fermentación por lo que las vitaminas y demás propiedades se conservan fielmente, si encuentras miso sin pasteurizar, es decir fresco puedes comprarlo sin ningún inconveniente ya que mantiene todas sus propiedades intactas.

En sus beneficios se encuentra la nutrición del cabello y de la piel, optimizar la energía gracias a la cantidad de glucosa, regenera la flora intestinal y el aporte de ácido linoleico y lecitina que ayudan a prevenir el colesterol.

El miso está compuesto por:

  • Vitamina B12.
  • Lecitina y ácido linoleico.
  • Materia grasa (-20%).
  • Carbohidratos naturales (30%).
  • Proteínas (35%).
  • Minerales como el calcio, el hierro, fósforo y el magnesio.