Cuando la futura mamá cumple las 40 semanas de gestación seguramente tenga todo preparado para la llegada del bebé desde hace algunas semanas atrás, sin embargo el bebé decide quedarse más tiempo y sin indicios que quiera salir en los próximos días.

retraso-del-parto

Normalmente los partos se presentan a partir de la semana 38, algunos se adelantan y otros en cambio se atrasan por lo que en estos casos tiene mucho que ver los factores familiares o genéticos que vuelven a repetirse en esta generación.

Si el bebé aún no ha nacido después de las 38 semanas, cogerá 100 gramos aproximadamente por semana, seguirá engordando y le seguirá creciendo el pelo y las uñas pero en cambio su desarrollo seguirá siendo el mismo pues los meses están cumplidos y el vientre de la madre no puede ayudar más a su crecimiento.

¿Por qué se retrasa el momento del parto?. No existe una respuesta clara a esta pregunta pues influyen muchos factores que condicionan la llegada del bebé. Aunque es difícil averiguar el día exacto del parto, el tocólogo intentará poner una fecha aproximada del parto que puede ser la correcta pero dicho momento puede adelantarse 15 días o retrasarse otros 15.

¿Cuándo provocar el parto?

Pasadas las 41 semanas de gestación el médico determinará una fecha exacta para provocar el parto, pues la placenta está diseñada para albergar y proveer al bebé de lo necesario ya que a partir de esa semana comienza a deteriorarse.

Si has salido de cuentas, los médicos te controlarán cada 48 horas pues la oxigenación de la placenta disminuirá y puede provocar complicaciones en la salud del bebé.

A partir de aquí las revisiones serán más constantes, observarán el movimiento del bebé, el líquido amniótico y tomarán nota de tus constantes.

El riesgo de sufrimiento fetal aumenta cuando la madre ha sobrepasado las 41 semanas de embarazo, por eso los médicos no esperarán una semana más para provocar el parto, algunos lo hacen a los 3 o 4 días siguientes y otros esperan al menos 10 días.