Como bien hemos explicado en otras ocasiones, el embarazo trae consigo una serie de consecuencias positivas y negativas, y no todas las futuras madres lo viven igual.

Quizás hayas oído hablar a muchas madres que sus piernas se hincharon durante el embarco y que hasta después del parto no volvieron a su estado normal.

Las piernas hinchas o cargadas son uno de los síntomas más frecuentes entre las mujeres gestantes y en la mayoría de los casos que no revisten complicación es un proceso natural que hay que aceptar y una madres son más propensas que otras a padecerlo.

Causas posibles de las piernas hinchadas

No existe una causa exacta para determinar por qué a las mujeres embarazadas se les hinchas las piernas, pero sí existen una serie de posibilidades que provocan la hinchazón de las mismas.

Los especialistas aluden a una retención excesiva de líquidos, o el aumento del peso del feto que presiona y provoca dicha hinchazón.

Como no en verano es más difícil llevar este síntoma lo mejor posible pero podemos indicarte algunos trucos que pueden beneficiarte y sentirte algo más ligera si éste es tu caso.

Intenta hacer ejercicio, caminar una hora a paso lento, ayudará a la circulación. Incluso los ejercicios debajo del agua son realmente beneficiosos para favorecen la circulación.

En la alimentación disminuye la cantidad de sal que le echas a los alimentos, y controla tus comidas repartiéndolas en 5 o 6 al día en pocas cantidades.

Los ejercicios de relajación como el yoga son tremendamente beneficiosos, y como no los ejercicios para fortalecer los músculos de las piernas como el pilates o gimnasia suave, te ayudará a aliviar tensión.