parto-ventosaLos partos vaginales asistidos son totalmente naturales aunque con una ayuda extra que proporcionará el médico o la enfermera para ayudar a salir al bebé del canal del parto.

Como bien explicamos en el anterior artículo del parto con fórceps, el parto con ventosa es muy parecido pero en este caso se utiliza una ventosa obstétrica para ayudar a salir al bebé cuando las cosas se complican.

En ningún caso la madre debe asustarse cuando el médico considera que lo mejor es recurrir a la ventosa o al fórceps para que el parto no se dilate en el tiempo.

La madre debe estar segura y confiar en el médico cuando utilice éste tipo de instrumentos médicos ya que el parto vaginal asistido se realizará en manos experimentadas y profesionales.

¿Cuándo se utiliza la ventosa para ayudar al parto?

En el caso de partos donde se utilicen instrumentos médicos para ayudar a sacar al bebé, la madre debe tener el cuello uterino completamente dilatada, y el bebé debe estar colocado lo más abajo posible del canal del parto.

Cuando la madre no puede seguir empujando por lo que se encuentra muy cansada y el bebé se encuentra a las puertas de salir del canal, es cuando el médico utilizará la ventosa que irá ligada a una bomba de aspiración eléctrica.

La ventosa se colocará en la cabeza del bebé, estará adaptada completamente a la cabeza del neonato y gracias a a bomba se aspirará y hará presión en la cabeza del bebé para ayudar a sacarlo.

Es muy difícil que los partos con ventosas traigan complicaciones para el bebé, normalmente los bebés nacidos con este tipo de ayuda no presentan problemas como suele ocurrir en partos vaginales normales.

En el caso de la madre, los partos asistidos pueden presentar desgarros vaginales, en el esfínter o en la zona anal, por eso después del parto deberá llevar una recuperación total y absoluta.