Durante el embarazo es muy importante que la futura madre se cuide tanto por dentro como por fuera, por eso es esencial el deporte o la práctica de ejercicios adaptados a la mujer gestante y como no; la alimentación, que debe ser equilibrada y adecuada a la mujer para que el peso que coja la mamá durante los nueve meses no sea excesivo.

Dentro de la alimentación el agua es fuente indispensable para sentirse hidratada y sobretodo es el mayor nutriente esencial del organismo por lo que más aún durante la gestación la mamá debe consumir no más cantidad de agua si no la cantidad adecuada y recomendada para el funcionamiento de todo su cuerpo.

agua-embarazo

Habrás oído o leído muchas creencias o mitos sobre el agua, pero en realidad no son más que eso, mitos, ya que durante los años se ha desvirtuado la creencia de que una mujer gestante debe beber más agua o seguir una serie de recomendaciones básicas para estar sana.

Mitos falsos sobre el agua

A continuación explicaremos algunos mitos que se han creado sobre el agua y mencionaremos las razones por las que son verdades erróneas:

  • Durante el embarazo y sobretodo en el tercer trimestre, la retención de líquidos es muy común en las mamás por eso, es primordial el consumo de agua para mejorar la circulación y dicha retención en contra de lo que se dice sobre el hecho de consumir mucha agua aumenta la retención de líquidos.
  • Siguiendo con la retención de líquidos, se ha mitificado que el agua que consuma la mujer gestante debe ser de mineralización débil para así ayudar a disminuir la retención de líquidos, pero en cambio, lo que se debe tener en cuenta es la cantidad de sodio ya que la mineralización del agua es indispensable por la cantidad de calcio que debe tener que ayuda a la formación de los huesos del bebé y de los tuyos.
  • Normalmente el consumo de agua debe ser de 2 litros diarios, tanto si estás embarazada como si no, pero el falso mito es a la hora de cómo consumir esa agua, pues es más recomendable beberla a sorbos durante el día ya que es más beneficioso que hacerlo solo en la mañana o en la tarde.