Las manzanas se convierten sin dudas en una de las frutas más recomendadas durante el embarazo, gracias a que al ser ricas en pectina aportan saciedad, lo que se traduce en que es un alimento ideal para satisfacer el antojo dulce que pueda sentir la futura mamá como consecuencia de los cambios que el organismo sufre en demanda de energía, así como del aumento del apetito.

manzanas embarazo

Eso sí, teniendo en cuenta que durante la gestación siempre lo más aconsejado es optar por una dieta saludable y equilibrada, en el caso de las manzanas lo mejor es consumir manzanas ecológicas, dado que las tradicionales (o no ecológicas) han sido tratadas con un número mayor de pesticidas en comparación con otras frutas.

Beneficios de las manzanas en el embarazo

Muchos nutricionistas aconsejan a las futuras mamás consumir varias manzanas cada día, dado que es una fruta especialmente útil para regular el intestino, y por tanto, ayuda a prevenir el estreñimiento tan característico en el embarazo (conoce más sobre el estreñimiento durante el embarazo).

Es una fruta interesante para evitar los aumentos bruscos de glucosa en sangre, gracias a que precisamente ayuda a estabilizar los niveles de azúcar.

Esto es debido a su gran poder saciante, siendo interesante por tanto para controlar el apetito y para evitar los antojos dulces que pueden sentir la futura mamá según avanza el embarazo.

Las manzanas son ricas en dos nutrientes esenciales: la pectina (que ayuda a que se libere su azúcar de forma más lenta) y la quercetina (beneficiosa para mejorar las defensas de la mamá, a la vez que mejora el flujo sanguíneo).

Información nutricional de las manzanas

Una manzana de tamaño mediano aporta:

Calorías

95 kcal

Proteínas

0,48 g

Hidratos de carbono

25,12 g

Grasas totales

0,32 g

Fibra

4,5 g

Vitaminas

Minerales

Vitamina A

98 mg

Potasio

190 mg

Vitamina C

6 mg

Magnesio

5,5 mg

Vitamina E

0,4 mg

Fósforo

11 mg

Calcio

5 mg

Imagen | ollesvensson