Se entiende por macronutrientes y micronutrientes a todos aquellos nutrientes esenciales indispensables para el correcto funcionamiento del organismo, y que en su gran mayoría son aportados por los diferentes alimentos que se consumen a partir de la dieta diaria. Por eso es fundamental el seguimiento de una dieta equilibrada, sobretodo en la dieta infantil.

macronutrientes y micronutrientes

Los macronutrientes son las proteínas, hidratos de carbono y grasas. Mientras que, entre los micronutrientes, nos encontramos con las vitaminas y minerales. Eso sí, tampoco debemos olvidarnos de otros nutrientes esenciales igual de fundamentales, como es el caso de antioxidantes y oligoelementos, además del consumo adecuado de fibra.

Macronutrientes esenciales en niños

  • Proteínas: son fundamentales en el crecimiento, dado que protegen el sistema inmune y proporcionan las defensas naturales que los más pequeños necesitan diariamente. Además, aportan energía.
  • Hidratos de carbono: se convierten en la principal fuente de energía para el cuerpo humano, lo que significa que son fundamentales comerlos en abundancia cada día. Se dividen en hidratos de carbono simples (lo mejor es desecharlos y eliminarlos de la dieta), y hidratos de carbono complejos (que aportan saciedad y se digieren lentamente).
  • Grasas: proporcionan ácidos grasos esenciales, los cuales participan en el crecimiento y desarrollo infantil. Además, participan en la regulación de la presión arterial, la inflamación de los tejidos del cuerpo y la coagulación de la sangre.

Micronutrientes esenciales en niños

  • Vitaminas:
    – Vitamina A: ayuda a mantener los huesos fuertes, unos dientes sanos y además es imprescindible tanto para la piel como para la vista.
    – Vitaminas del grupo B: son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.
    – Vitamina C: ayuda a reforzar el sistema inmune. Además, participa en el desarrollo de dientes, encías y huesos.
    – Vitamina D: es fundamental para la correcta metabolización del calcio.
  • Minerales:
    – Calcio: es fundamental en el crecimiento y desarrollo de huesos y dientes.
    – Hierro: es importante para la sangre, la cual transporta oxígeno desde los pulmones al resto de células del cuerpo.
    – Fósforo: compone los huesos y dientes, además forma parte de sustancias que permiten obtener y transmitir la energía.
    – Potasio: establece el equilibrio entre sales y líquidos que forman parte del organismo.
    – Sodio: participa en la transmisión nerviosa y participa en el mantenimiento de la presión osmótica.
    – Magnesio: forma parte del hueso y es indispensable para el buen funcionamiento de huesos, nervios y músculos.

    – Flúor: forma parte de la estructura de dientes y huesos.
    – Zinc: forma parte de bastantes enzimas.
    – Yodo: lo encontramos en las hormonas de la tiroides.

Imagen | Flickr