Cuántas veces no habrás escuchado eso de “¡Mamá, mírame!”, o “¡Papá, mira lo que estoy haciendo!”. En ocasiones los más pequeños tienden a provocar escenas en las que gritan, patalean, adoptan actitudes regresivas e incluso agresivas hasta el punto de hacerse daño… Las identificamos y las denominamos como llamadas de atención, siendo común ignorarlas precisamente con la intención de evitar su refuerzo.

Las llamadas de atención en los más pequeños

En el caso de los niños, se tratan de actitudes difíciles de mantener, aunque a veces se prolonguen en el tiempo. Debemos tener en cuenta que, en la mayoría de las ocasiones, las ganancias deben ser superiores a los perjuicios, más aún cuando estas llamadas de atención son una opción cuanto menos recurrente en el más pequeño.

¿Qué provoca la llamada de atención?

Muy a menudo, este proceso está causado por carencias emocionales; digamos que es la opción de la que el niño/a dispone en esos momentos para satisfacer dichas necesidades: por muy nocivo que resulte, considera que se trata de la mejor.

A la hora de determinar tales carencias, es fundamental que prestemos atención a los antecedentes de dicho comportamiento: ¿sucede ante la presencia de una misma emoción? ¿es posible identificar algún hecho que desencadene su aparición, y que en definitiva provocó que el pequeño haya adquirido dicha actitud (por ejemplo, el nacimiento de un hermano o un divorcio…)? ¿en qué situaciones aparece (al volver del colegio, al acostarse, fuera de casa…)?.

Puede ser útil situarnos en el pensamiento mágico y absolutista de nuestro hijo/a, y tratar así de deducir en consecuencia qué posibles interpretaciones podríamos dar a esa llamada de atención. Puede ser que no juguemos con él, o incluso que el niño piense que no le queremos.

Una vez hayamos podido identificar las carencias emocionales que hayan causado su aparición, nos será más sencillo proporcionar al pequeño herramientas concretas que nos ayudarán a la hora de hacer frente a sus necesidades, de manera saludable.

Imagen | hapal