listeriosisAsí como la toxoplasmosis que se puede contraer en el periodo de gestación, la listeriosis es una infección de transmisión alimentaria y su principal componente es la bacteria  Listeria Monocitogenes.

Las personas más propensas a contraer esta infección son las personas mayores, los recién nacidos, las personas con sistemas inmunitarios débiles y como no, las mujeres embarazadas.

La listeria se transmite a través de alimentos contaminados con dicha bacteria, y aunque contraer la posibilidad de tener listeria es relativamente difícil, las mujeres gestantes tienen más probabilidades de contraerla.

¿Cómo se transmite en el embarazo?

La listeria es una infección que no reviste mucha complicación para las personas pero cuando una mujer embarazada la contrae es posible que el embarazo pase a ser un embarazo de riesgo.

En las mujeres embarazadas la listeria puede afectar gravemente la salud del bebé pues la placenta, el líquido amniótico y la salud del bebé quedan muy afectados.

Las consecuencias de contraer esta infección estando embarazada pueden ser devastadoras ya que pueden producirse abortos o partos prematuros y en casos más graves el nacimiento del bebé sin vida.

Los bebés que llegan a nacer con dicha infección pueden presentar infecciones sanguíneas, fiebre, dificultad para respirar adecuadamente, problemas en algunos órganos del cuerpo y enfermedades como la meningitis.

Si a lo largo del embarazo la mujer nota algunos síntomas como fiebre, náuseas, malestar general, o molestias gastrointestinales entre otros sería conveniente acudir al médico ya que muchas mujeres no saben que pueden presentar dicha infección hasta después del alumbramiento ya que la bacteria se puede alojar en la vagina o en el cuello del útero.

La listeriosis es una infección que en el caso de contraerla la futura madre será tratada con antibióticos a través de la sangre y será observada más concienzudamente con los ultrasonidos.