La mononucleosis  es una enfermedad que se produce a causa de un virus (virus de Epstein Barr) o por el citomegalovirus, que se transmite a través de la saliva, por eso es comunmente conocida como la “enfermedad del beso”, aunque también se puede contagiar a través de la sangre, pero no es muy usual.

35325479_0c06097623_m1

Los síntomas de la mononucleosis son:

  • Dolor de garganta.
  • Resfriado.
  • Fiebre, a medida que van pasando los días.
  • Aumento elevado de los ganglios del cuello.
  • Decaimiento.
  • Inapetencia.

El pediatra, con toda seguridad, recomendará un análisis exhaustivo para descubrir al virus de Epstein Barr o el Citomegalovirus, ambos son familia del Herpes Simple. Aunque ya, en el exámen clínico, encontrará que el bazo del niño ha agrandado de tamaño, debido a que el virus de la Mononucleosis puede llegar a producir una hepatitis.

Si el pediatra encuentra este problema en el bazo, recomendará la hospitalización, ya que se puede agrandar demasiado y romperse, por lo que se procedería a una extirpación quirúrgica.

Como la Mononucleosis es una enfermedad producida por un virus, no tiene un tratamiento específico. Lo ideal es que el pequeño repose, porque se encontrará muy decaido y tendrá posiblemente mucha fiebre, la cual puede llegar a durar hasta 30 días.

También se le conoce como “mono” o fiebre glandular, porque produce una inflamación de las glándulas linfáticas.

El periodo de incubación suele durar entre 7 y 14 días, pero la enfermedad puede llegar a durar hasta dos meses.Puede afectar a bebés, niños y jóvenes pero es más común entre personas de 15 a 35 años.

Más información | Mononucleosis en niños y bebés