Durante el embarazo la mujer presenta numerosos cambios como ya hemos mencionado en otras ocasiones que son producto del crecimiento y desarrollo del feto por lo que el cuerpo de la madre se acostumbra y se adapta a funcionar de la mejor manera para su bebé.

agua-embarazo

Es muy normal que las madres tengan menos ganas de arreglarse porque cada vez se sienten mas rellenitas y menos atractivas, pero estar embarazadas no conlleva renunciar  a estar guapas o sentirse bien, es más, es muy importante que la futura mamá se sienta segura y querida durante este periodo donde las hormonas juegan a su antojo.

Entre los muchos cambios físicos que se presentan durante la gestación las estrías, el sobrepeso y la celulitis no deben ser un inconveniente para salir a la calle orgullosa de su cuerpo, pero sí es verdad que durante estos nueve meses debe cuidarse aún más sobre todo hidratarse para prevenir estos síntomas tan característicos.

¿Cómo nos hidratamos durante el embarazo?

Durante el embarazo es importantísimo consumir 2 litros de agua diarios, pues es el mejor aliado contra las estrías y la celulitis, consumir agua ayuda a la circulación de la sangre eliminando toxinas y reduce los líquidos que se acumulan durante esta etapa.

El agua es el principal alimento y su consumo debe hacerse sí o sí, muchas personas se olvidan de beber agua durante el día y pueden presentar deshidratación pero durante el embarazo el agua no debe faltar para ayudar al cuerpo a funcionar favorablemente.

En el caso de la sequedad de la piel, la hidratación es indispensable pues solo se consigue cuando el cuerpo recibe agua y tiene suficiente para hidratarnos no solo por dentro si no por fuera.

Ya ven, el agua no solo durante el embarazo es esencial para la vida, debemos acostumbrarnos a beber más agua y en el caso de las mujeres gestantes consumirla independientemente de las ganas por la cantidad de beneficios que conlleva.