Durante el embarazo y desde bien temprano son numerosas y variadas las molestias que puede sentir una mujer, siendo diferentes en cada trimestre y variando de una mujer a otra.

Congestión nasal durante el embarazo

Hemos explicado anteriormente otro tipo de incomodidades que se padecen durante el embarazo como los vómitos matutinos y las hemorroides.

Nosotros mencionaremos esta vez como se puede presentar hemorragias y congestiones nasales mientras se está embarazada que como bien hemos dicho siempre no todas las futuras mamás la padecen.

Hemorragias y congestiones nasales durante el embarazo

Muchas mamás se alarman cuando se presenta a lo largo del embarazo hemorragias nasales, pues la sangre que emana de la nariz puede llegar a ser alarmante para una gestante.

Sin embargo este suceso tiene una explicación, siendo la culpable los niveles de hormonas como la progesterona y los estrógenos que se encargarán de aumentar el riego sanguíneo repartiéndolo por todo el cuerpo.

Cuando el riego sanguíneo se incrementa por el cuerpo es totalmente normal padecer hemorragias o congestiones nasales que en ocasiones pueden llevarnos al médico.

Las congestiones y la producción excesiva de mucosidad puede provocar hemorragias que algunas mamás pueden llegar a preocuparse en exceso, pero para mayor tranquilidad será necesario explicar todo lo que ocurre durante el embarazo al médico.

¿Cómo evitar las hemorragias o congestiones nasales?

Para intentar disminuir o incluso acabar con las hemorragias o congestiones nasales es necesario o aconsejable seguir una serie de consejos muy fáciles y útiles:

  • Tomar más líquidos al día, agua, zumos, infusiones, etc.
  • Los sprays salinos serán ideales para aliviar la congestiones debido a las mucosidades, para los medicamentos es necesario consultar al médico.
  • Deberá sonarse con cuidado sin hacer demasiada fuerza.
  • Al dormir es aconsejable mantener la cabeza alta por si la hemorragia se presenta durante la noche no tapone la nariz.
  • Los alimentos con vitamina C ayudará a mantener los capilares sanos y reforzados.