ecografiaAl principio del embarazo es muy normal que las mujeres tengan sangrados durante las primeras semanas, mientras no sean sangrados abundantes y dolorosos no revisten preocupación pero siempre será adecuado acudir al médico para comprobar que el embarazo sigue adelante.

Una de las razones de posibles sangrados se debe a las hemorragias de sangre que se forman en el corion, llamados hematomas subcoriónicos.

Toda hemorragia sea cual sea es el cúmulo de sangre que provoca una hematoma, en este caso el hematoma subcoriónio se localiza entre el corion y la membrana uterina.

Los hematomas subcoriónicos siendo un alteración ecográfica muy común entre las embarazadas y su incidencia se encuentra en un 3,1 % de los embarazos.

¿Cómo se trata el hematoma subcoriónico?

A pesar de ser una pequeña complicación en el embarazo, los hematomas pequeños no provocan grandes problemas al futuro bebé, ya que a medida que crece el hematoma va disminuyendo.

Cuando el hematoma es más grande se le aconsejará a la madre guardar reposo un tiempo estimado por el médico y un seguimiento con ecografías para observar si el hematoma disminuye o aumenta su tamaño.

Uno de los problemas que puede ocasionar tener un hematoma subcoriónico es una mayor probabilidad de aborto espontáneo, desprendimiento de la placenta o parto prematuro.

Según unos estudios recientes los hematomas subcoriónicos que se encuentran al lado de fetos vivos se reducen de manera natural durante el primer trimestre y el embarazo sigue adelante.