Ya hemos hablado y explicado en otras ocasiones qué es la placenta y en cuál es su función, y por eso queremos a lo largo de este artículo detallar algunas características de éste órgano tan importante que se forma al principio del embarazo y va envejeciendo a medida que la gestación avanza.

Gracias a la placenta el bebé se nutre y se desarrolla adecuadamente a lo largo del embarazo, ésta está capacitada para filtrar los desechos que el feto genera durante los meses siguientes y madura hasta finalizar su función.

placenta-grados

Conforme la gestación avanza la placenta no solo se desarrolla, si no que crece, evoluciona y se desarrolla durante tres fases o grados correspondientes a cada trimestre. La evolución de la placenta la detallaremos a continuación.

¿Cuáles son los grados de la placenta?

La clasificación de la placenta más exacta es la de Grannum de 1979, aunque también los españoles de la Fuente y Olaizola, realizaron otro tipo de clasificación (grados I-IV) muy similar  y con los mismos criterios de diferenciación placentaria a la de Grannum, conforme a ella éste órgano se madura de la siguiente manera:

  • Placenta grado 0: corresponde al primer y segundo trimestre de embarazo, en este grado la placa basal es igual que la placa corial.
  • Placenta grado I: corresponde a la semana 31 de embarazo, durante el tercer trimestre la placa corial comienza a tener calcificaciones, y la placa basal no manifiesta calcificaciones.
  • Placenta grado II: corresponde a la semana 36 de gestación hasta el final, durante esta fase la placente no es homogénea, presenta depósitos de calcio y la placa basal ya está separada del miometrio.
  • Placenta grado III: durante esta fase la placenta manifiesta grandes depósitos de calcio y tanto la placa basal como la corial presenta un color blanco, son placenta envejecidas o calcificadas en su totalidad.