gominolas-ninos En varias ocasiones, muchas han sido las lectoras que nos han realizado una serie de preguntas que pueden ser resumidas en la siguiente: ¿el azúcar es bueno para los niños?.

No hay duda a la gran mayoría de los niños les encanta el sabor dulce de manera totalmente natural, dado que no debemos olvidar que su primer alimento tiene un sabor dulce (la leche materna).

Pero una alimentación sana, variada y equilibrada, sobretodo en el más pequeño, no puede contener más de un 10% de carbohidratos simples, como es el caso del azúcar.

Las gominolas y chucerías: malas para los pequeños

Teniendo en cuenta este porcentaje, se debe vigilar muy de cerca que el pequeño no consuma azúcar en exceso, sobretodo en forma de gominolas.

Endulzar un yogur natural o un zumo de naranja no es malo, pero cuando nuestro hijo tiende a consumir de manera más o menos habitual bollos, dulces y gominolas, ahí su salud sí corre un gran peligro.

En el caso de las gominolas, son un producto de alto nivel calórico con una muy baja cantidad de nutrientes, ya que están compuestas entre un 75 y un 80% de azúcar.

Este azúcar es fácilmente asimilado por el organismo y rápidamente convertido en glucosa, la cual es transformada en glucógeno, que se almacena en el hígado y en los músculos para convertirse en energía.

Pero cuando ese contenido se sobrepasa por excesos, se convierte en grasa, convirtiendo al niño en un posible candidato a padecer sobrepeso y obesidad infantil.

Trata siempre de que consuma azúcar en su justa medida, evitando siempre las gominolas, y cambiándolas por deliciosos platos de frutas, igualmente dulces y sabrosas.