Después de nueve meses algunas semanas más en unas mujeres y otras en menos el parto se presenta de manera natural y es cuando comienzan las fases que constituyen el nacimiento o alumbramiento del bebé.

Como bien se ha explicado en otras ocasiones el nacimiento de un bebé puede ser un proceso más largo o más corto según cada mujer, todo depende de la posición del bebé, de su tamaño, la duración de la dilatación y las características de la pelvis, ya que algunas mujeres tienen una pelvis más estrecha que otras.

fases-del-parto

Nosotros a continuación detallaremos las fases que conlleva el parto hasta el nacimiento del pequeño, así identificaremos como se manifiesta y que se puede hacer para aliviar el dolor en casa caso.

Las fases del parto

Antes de que se presente el parto inmediatamente existe una fase anterior, llamada preparto en el que se borra el cuello uterino o cérvix, La oxitocina comienza a hacer su trabajo y la mujer puede experimentar pequeñas contracciones parecidas al dolor menstrual, otras en cambio ni se enteran. Éstas pequeñas contracciones van borrando el cérvix para dar lugar al canal abierto del parto y y que el bebé pueda salir.

Cuando se produce el borrado del cérvix puede que la mujer elimine el famoso tapón mucoso, que puede incluso haber sido expulsado semanas antes o días del nacimiento, suele manifestarse con pequeños sangrados como un flujo espeso y más amarronado.

Durante la fase de preparto la mujer puede seguir tranquilamente con su vida, cuidando siempre las posiciones y los esfuerzos y entendiendo que el parto ha comenzado para dar a luz a su bebé.

La siguiente fase es la dilatación, después de eliminar el tapón mucoso y borrado el cuello uterino, la dilatación comienza y puede durar días u horas, donde la dilatación pasará de ser pasiva a activa.

La primera fase llamada dilatación pasiva es la que comprende de 1 a 3 centímetros y puede durar en las primíparas hasta 12 horas, pero no debes angustiarte, ya que la dilatación es un proceso lento y se debe llevar de manera relajada y consciente de que es una fase más.

El acompañamiento de las contracciones durante ésta fase es imprescindible manifestándose cada 10 o 12 minutos, son contracciones más fuertes y te indicarán que es hora de ir al hospital para que los médicos te observen.

La dilatación activa comienza con 4 centímetros, y la madre puede llegar a dilatar un centímetro por hora, es más rápido pero las contracciones también van ganando fuerza y regularidad cada 3 o 5 minutos pues el bebé está acercándose al canal del parto para comenzar la siguiente fase que es el expulsivo.

Durante ésta fase la madre puede pedir la epidural si no quiere sentir el dolor de parto, le ayudará a relajarse aunque durante el expulsivo será la matrona quien la guíe para empujar.

La actitud que opte la madre durante ésta fase es primordial, una buena técnica de relajación con respiraciones profundas y adecuadas serán esenciales para estar menos angustiada, el acompañamiento también es importante ya que necesitará de apoyo y comprensión durante todo el proceso.

Después de dilatar los 10 centímetros necesarios para que el bebé pueda salir, comienza la fase de expulsión, aquí se puede ver la cabeza del bebé asomando, o coronando, la madre empezará a sentir las contracciones más espaciadas pero también más largas, las irremediables ganas de empujar para ayudar a salir al bebé serán ideales porque la mujer sabrá en cada momento cuando y como hacerlo.

A partir de aquí el alumbramiento se hace inminente, el bebé sale en un par de minutos y 15 minutos después o una hora como máximo se elimina la placenta, ésta fase es la denominada alumbramiento.

Los médicos revisarán la zona del periné por si ha habido desgarros o se le ha tenido que practicar una episiotomía para ayudar a la expulsión del bebé, el bebé ya ha nacido y los dolores ya no continúan, a partir de este momento comienza la recuperación postparto de la madre que será vigilado durante las siguientes horas por si se presentara alguna complicación.