La mayoría de los bebés que nacen son aptos para que su madre los amamante sin problemas por lo que será un beneficio extra que recibirán en sus primeros meses de vida, sin embargo aunque goce de buena salud siempre es necesario saber si padecen algún tipo de enfermedad hereditaria que eche al traste tus planes de dar el pecho.enfermedades-bebes

De todas maneras la mayoría de las enfermedades o problemas con los que hayan nacido se verán disminuidas cuando comience la lactancia ya que le aportará muchos beneficios que le protegerán y los harán más fuerte.

Mencionaremos a continuación algunos de los problemas más comunes o enfermedades genéticas con los que nacen los bebés y si son aptos o no para recibir la leche directamente desde su madre.

¿Puedo dar el pecho a mi bebé si está enfermo?

Normalmente los bebés nacen fuertes y sanos y a simple vista nada más oír su llanto los notas robustos y saludables, pero sin embargo habrá que practicarle y diagnosticarle si padece alguna enfermedad o ha llegado al mundo con alguna complicación que podamos sanar con la debida lactancia.

  • Ictericia

Muchos son los bebés que nacen con ictericia, ni siquiera es una enfermedad si no más bien se presenta como una coloración amarillenta en la piel por un exceso de bilirrubina producida por la cantidad de glóbulos rojos que alberga su pequeño cuerpo.  Cuando un bebé nace con ictericia sus síntomas son bastante visibles ya que se muestran somnolientos y la madre tiene que hacer esfuerzos para despertarlos continuamente. Éste pequeño problema suele desaparecer en la segunda semana de vida del bebé y por supuesto la lactancia ayudará a su desaparición, aportándole lo necesario y fundamental para su desarrollo.

  • Bebé prematuro

Aunque tu bebé haya nacido prematuro y necesite condiciones especiales para seguir con su crecimiento, eso no te impedirá dar el pecho a tu bebé, pues aunque no puedas hacerlo directamente podrás optar por extraer tu propia leche y alimentarlo sin ningún problema. Sabemos que los niños prematuros están más indefensos a cualquier infección y posiblemente más propensos a enfermedades pero la leche materna le mantendrá y le dará lo esencial para procurar que cada día se haga más fuerte.

  • Fenilcetonuria

La fenilcetonuria es una enfermedad genética que se produce en un porcentaje bajo de los niños recién nacidos, ésta enfermedad provoca que el niño sea incapaz de producir una enzima encargada de absorber el aminoácido fenilalanina. El bebé al carecer de ésta enzima absorbente puede acumular grandes niveles de fenilalanina peligrosos para su cuerpo que provocan síntomas como sarpullidos y daños en el sistema nervioso central. La lactancia para un bebé de éstas características es muy poco segura ya que la leche materna contiene muy poca fenilalanina por lo que sería recomendable dar al bebé una combinación de leche materna con leche de fórmula siempre y cuando aconsejada y supervisada por su médico.

  • Galactosemia

Ésta enfermedad poco frecuente en los neonatos se produce por que los bebés son incapaces de procesar la galactosa el cual es uno de los azúcares que se forman en la digestión de la lactosa de la leche. La galactosemia es un desorden hereditario y a priori no se observa si quiera en la primera vez que se amamanta al bebé, pero con el tiempo la galactosa se puede acumular y llegar a un nivel peligroso para el niño. Los daños que puede causar esta enfermedad son graves acusando al hígado y al sistema nervioso central. Los bebés con galactosemia no deben ser alimentados con ningún tipo de leche materna ni de fórmula, será el médico quien recete una dieta específica.