El sonambulismo en los niños es un desorden del sueño que comienza en la infancia y desaparece mientras el niño crece aunque en algunos casos, persiste en la edad adulta.

nina-durmiendo-300x196

La naturaleza del sonambulismo es leve y moderado, es muy difícil que el niño que sufra de sonambulismo muestre un carácter agresivo mientras experimenta este tipo de trastorno.

Normalmente los niños mantienen una capacidad del sueño ajetreada por ello no es nada raro que durante la noche manifiesten lo que han visto, oído, sentido durante el día en forma de sonambulismo.

El comportamiento de los niños que sufren de sonambulismo suele ser sosegado y tranquilo, llegando a sentarse en la cama con la mirada firme en un punto, pueden llegar a caminar e incluso coger cosas y llevarselas de nuevo a la cama o cambiarlas de sitio, son capaces de moverse con soltura sin tropezar como si estuvieran completamente despiertos.

El origen biológico del sonambulismo se desconoce actualmente pero se sospecha una cierta inmadurez del sistema nervioso central, no se asocia en ningún momento a algún problema psicológico u emocional.

De todas formas expondremos alguna causas del sonanbulismo que nos ayudarán a salir de dudas ante cualquier caso de sonambulismo:

  • Problemas de desarrollo, que desaparecerán con el crecimiento.
  • Desordenes ligados al sistema neurológico de alerta.
  • Genéticas, varios niños presentan el trastorno al igual que algunos de sus familiares más cercanos.
  • Psicológica, es muy poco probable en el caso de los niños.

El sonambulismo puede aparecer debido a:

  • Si el niño muesta una fiebre alta.
  • Se reprimen los patrones regulares del sueño.
  • Si el niño manifiesta ansiedad o fatigado.

Una de las dudas más comunes en todas las madres es la manera de tratar al niño si sufre de sonambulismo y lo encuentra caminando por la casa o sentado en la cama con los ojos abiertos. 

Lo más indicado y adecuado es conducir al niño cuidadosamente a su cama sin despertarlo, intente hacerle el camino de regreso a su cama más placentero y tranquilo por si el niño se despierta y pueda llegar a sentirse desorientado.

No existe tratamiento para el sonambulismo ya que se considera un trastorno inofensivo y nada perjudicial para el niño, ya que lo único que hace es manifestar sus propios sueños de manera distinta a otras personas.

Si en algún caso persistiera y llega a convertirse en una situación dificil, se debe acudir a un especialista para ayudar a controlar la etapa por la que el niño está viviendo.