El milium, es decir, esos minúsculos puntos blancos y nacarados, diseminados por la frente, nariz, mejillas, mentón y a veces hasta el mismo pecho, aparece en aproximadamente el 40% de los bebés.

El milium aparece a causa de una obstrucción de las glándulas sebáceas debido a que las secreciones no están completamente regularizadas. En el transcurso de las semanas (entre 4 y 12 aproximadamente) desaparecen de forma espontánea.

También aparecen en encías y paladar pero en este caso reciben el nombre de “Perlas de Epstein” y que muchas veces los padres confunden con la salida de los dientes, pero se equivocan. También desaparecen con el paso de los días y semanas.

El milium se conoce popularmente como “engordaderas” porque antiguamente se creía que estaba relacionado con la toma de leche, debido a su color blanquecino.

Estos granitos son inofensivos y muy comunes. Puede que te resulte molesto ver la hermosa piel de tu bebé cubierta con esos feos granitos, pero no te preocupes, no son dolorosos ni contagiosos.

No necesitas hacer nada para que desaparezca. El milium o Acné Miliar se irá por sí solo en algunas semanas, aunque también podría durar uno o dos meses.

Los médicos recomiendan no poner ninguna crema o pomada sobre el milium. Y no trates de reventar los granitos para que se vayan más rápido: podrías dejarle una marca o una cicatriz. Lavar y refregar con fuerza tampoco es una buena idea: no servirá de nada y podría irritar la sensible piel de tu bebé.

Intenta tener paciencia, tu bebé volverá muy pronto a tener el cutis suave como todos los bebés.

Más información | Milium (granitos blancos en la piel de los bebés).