El cochecito de tu bebé recorrerá un promedio de 720 kilómetros, increíble ¿no?. Cómo se llega a este número te estarás preguntando, solamente basta pensar que pasearás al pequeño al menos una ó dos veces por día. Si contabilizamos un promedio diario de cuatro calles de ida y cuatro de regreso, en un mes se habrán recorrido 24 kilómetros, y en un año, unos 288.

Considerando que el cochecito se usa aproximadamente durante dos años y medio, la cuenta da un total de 720 kilómetros. Esto sin tener en cuenta la cantidad de veces que subirás o bajarás el cochecito de un transporte público, o lo guardarás en el baúl del auto, o lo plegarás y abrirás. Sin olvidarse que vas a subir 7.200 veces el cordón de la vereda. Y es cierto: si caminas ocho cuadras por día, en un año lo habrás subido unas 2.880 veces, y en dos años y medio, 7.200.

Existen distintos modelos de cochecitos. A continuación, te contamos las características, ventajas y desventajas de cada uno.

Coche cuna
Además de permitir el paseo del niño, el coche cuna se reclina totalmente y cuenta con laterales que contienen al bebé, como si se tratara de una verdadera cunita.

  • Ventajas: permite al bebé descansar del mismo modo en que lo haría en su cuna, y además es plegable.
  • Desventajas: su peso y tamaño resultan algo elevados con respecto a otros modelos. Antes de comprarlo, conviene verificar si cabe dentro de la maleta del auto y en el ascensor del edificio.

Coche de paseo
Es el más común. Puede reclinarse en varias posiciones, de manera que el bebé puede ir sentado, o bien acostado si se queda dormido.

  • Ventajas: puede plegarse y suele ser más pequeño y liviano que otros modelos.
  • Desventajas: no resulta muy práctico a la hora de viajar en medios de transporte público.

Más información | Cómo elegir el cochecito del bebé