Como bien hemos mencionado en nuestro blog Embarazo y parto, el desayuno es imprescindible durante la etapa del embarazo pero sigue siendo igual de importante o más durante la lactancia, pues el único alimento que recibe el bebé es la leche materna.

desayuno-lactancia

El desayuno constituye la principal comida del día, y no es sustituible; por lo que un buen desayuno debe componerse de cereales, leche y fruta para así afrontar el día y comenzarlo con los nutrientes necesarios y complementos que necesitamos para tener las pilas cargadas el resto del día.

Durante el embarazo la mamá debe desayunar adecuadamente pues el desarrollo del feto está en su buena alimentación y sus hábitos, por lo que el bebé crecerá y se desarrollará convenientemente si la madre consume alimentos sanos y ricos en vitaminas, minerales y nutrientes esenciales.

Desayuno y lactancia

Así mismo cuando el parto ya se ha presentado y corresponde a los padres llevarse al bebé a casa la madre no puede descuidar su dieta, es comprensible que el bebé necesite más horas de las que imaginábamos tanto de día como de noche pero la alimentación de la madre será clave para el desarrollo del bebé al menos los 6 primeros meses.

Una madre lactante debe consumir al menos 500 calorías, pues cuando amamantan pueden llegar a eliminar en 400 y 500 calorías, por lo que deben mantener una buena alimentación y consumiendo aún más calorías de las que consumía en el embarazo.

La leche debe ser imprescindible durante la lactancia, puede llegar a consumir entre 600 y 700 cc, aunque si prefieres puedes compensar el calcio con otros alimentos como el pan.

La madre lactante debe ser consciente que los alimentos que se consumen nada más empezar el día le aportan la energía necesaria para el resto del día, así como alimentar a su bebé y a su propio organismo.

Puedes empezar el día con un buen desayuno consumiendo una pieza de fruta, leche y cereales, que aportan hierro, calcio y vitamina C o proteínas, las demás comidas del día pueden ser más ligeras.

Los cereales que consumas a primera hora de la mañana son esenciales ya que aportan hidratos de carbono  y fibra lo que te ayudarán a ir al baño y mantenerte en forma.

En resumen, es importante no saltarse el desayuno pues es la comida más importante del día sobre todo en una mujer gestante y lactante, si no te gusta desayunar debes consultarlo al médico para que te indique como ingerir esos alimentos que necesitas para alimentar a tu bebé, deberás hacer un esfuerzo por la salud de tu bebé.