La diabetes gestacional tiende a diagnosticarse en torno a la semana 20-22 del embarazo, y tal y como mantienen muchos especialistas médicos, debe ser controlada rápidamente para evitar un aumento excesivo del niño, el cual crece dentro del útero.

Este trastorno comienza con la dificultad, por parte de la mujer, de controlar el nivel de azúcar en sangre. Por ello, uno de tratamiento de la diabetes gestacional en el embarazo, es el seguimiento de una dieta adecuada para la diabetes gestacional.

Aunque la mejor forma de diagnosticarla es someter a la futura mamá a la llamada curva de sobrecarga, también es posible saber si se tiene o no a través de los diferentes síntomas de la diabetes gestacional.

Síntomas de la diabetes gestacional

  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Sensación de sed en aumento
  • Vómitos y náuseas
  • Necesidad de una mayor micción
  • Infecciones frecuentes (piel, vagina y vejiga)
  • Pérdida de peso

Tratamiento de la diabetes gestacional

El tratamiento de la diabetes gestacional pasa por la necesidad de que la madre mantenga y siga una dieta controlada indicada por el médico, que debe ser siempre hipocalórica, pero equilibrada.

Está totalmente prohibido la ingesta de dulces y edulcorantes, ya que pueden aumentar aún mucho más los niveles de glucemia en sangre. No obstante, para suplir estos alimentos podemos sustituirlos por fructosa, que ayudará a disminuir el consumo de azúcar y de bebidas con gas.

El consumo de fibra natural derivada de las verduras y las frutas es muy recomendable para este tipo de trastornos.

Eso sí, si por alguna razón, el niño sigue creciendo y la dieta que toma la madre no es suficiente, el médico deberá valorar la conveniencia de comenzar un tratamiento de insulina en dosis bajas, que se interrumpirá después del nacimiento.

Imagen | ddrlfoto