desteteLo lógico, normal o habitual es que el destete se produzca entre los seis meses y los tres años de la vida del bebé, pues la leche materna es insuficiente para el niño y son los alimentos en general los que le darán los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

El destete es un proceso adaptativo que puede variar en cada niño produciéndose entre los seis meses con la llegada de la dentición o mucho más adelante.

Aunque la madre siempre puede continuar con la lactancia aunque llegue la hora de la introducción de alimentos sólidos, la leche materna puede seguir siendo un buen alimento para el bebé hasta pasado un largo tiempo.

¿Por qué se produce el destete repentino?

Como bien hemos dicho, el destete suele coincidir con la salida de los dientes por lo que la relación lactante puede resultar dolorosa para el bebé llegando a interrumpirla por la dentición.

Será normal que el bebé empiece a manifestar síntomas o comportamientos de rechazo del pecho, estará más incómodo y puede que grite o llore más a menudo.

Este destete repentino puede causarle a la madre congestión u obstrucción en los conductos mamarios o incluso infección, por ello aconsejamos acudir al médico si padeces algún síntoma como la fiebre o escalofríos como si padecieras gripe.

A pesar de ser un problema del niño, la madre también se sentirá afectada por este proceso ya que la leche no saldrá con tanta asiduidad como de costumbre por lo que le generará preocupación.

Si notas como tu bebé empieza a notar la dentición es momento de pedir consejos para saber como llevar este proceso y así no llegar a extremos, también puede aprovechar la dentición para darle el biberón.