El yogur es un producto alimenticio muy sano y saludable, ideal dentro de una dieta variada y equilibrada no solo para los adultos sino también para los niños, precisamente por su riqueza en diferentes nutrientes esenciales, ya que cuenta con un aporte nutricional bastante similar al que encontramos en la leche, pero con una interesantísima diferencia: ya que la lactosa se encuentra pre-digerida es muchísimo más fácil de digerir.

Desde un punto de vista nutricional, el yogur aporta interesantes cantidades de minerales como el calcio, magnesio, fósforo y potasio, además de vitamina A, D y vitaminas del complejo B. Por otro lado, no podemos olvidarnos de su contenido en proteínas de buena calidad (aportan todos los aminoácidos esenciales) y grasas, las cuales se encuentran parcialmente digeridos.

Como de buen seguro sabrás, el yogur es un producto lácteo que se obtiene de la fermentación de la leche por la acción de bacterias, las cuales convierten la lactosa (azúcar de la leche) en ácido láctico. Destaca sobretodo el cultivo de microorganismos de Lactobacillus bulgaricus y de Streptococcus thermophilus.

Una vez tenemos claro que el yogur es un alimento ideal en la alimentación infantil de nuestros hijos, es probable que nos surja otra duda igualmente relacionada: ¿cuántos yogures pueden comer los niños al día?.

Muchos nutricionistas recomiendan que los niños coman 2 yogures al día, lo que equivale a una ración. Obviamente, esta cantidad se completa con otras raciones de lácteos hasta completar entre las 2 a 4 raciones al día recomendadas de lácteos.

En el caso de niños de 1 a los 10 años de edad, los especialistas aconsejan consumir entre 2 a 4 raciones al día de lácteos, lo que equivaldría a una cantidad aproximada de 800 mg. de calcio por día. En este caso, como te indicábamos anteriormente, 2 yogures diarios ayuda a cubrir parte de las raciones diarias de calcio recomendadas.

Imagen | Rob