Una vez la mamá y el papá han llegado a casa con su recién nacido tras permanecer unos días recuperándose en el hospital después del parto, no hay duda que nos encontramos ante unos momentos muy especiales, en los que los papás se preocupan del bienestar de su pequeño, de su higiene, alimentación… y sobretodo, se habitúan a los quehaceres cotidianos que supone la llegada del retoño a casa.

Entre las diferentes dudas que unos padres primerizos pueden hacerse, una de las más habituales tiene relación con la primera visita al pediatra. Es decir, ¿cuándo es el momento ideal para acudir por primera vez al pediatra con el recién nacido?.

Cuándo visitar al pediatra por primera vez

¿Desde qué momento es ideal acudir al pediatra con el recién nacido por primera vez?

Si no ha habido ningún problema que reseñar y el parto ha transcurrido con normalidad, lo más adecuado es que la primera visita que se haga al pediatra se realice en los primeros días de vida del recién nacido, con el objetivo de hacerle un reconocimiento preventivo. No obstante, es cierto que este reconocimiento suele realizarse cuando el pequeño se encuentra aún en el hospital recuperándose tras el parto.

Se recomienda que, en los primeros días en casa, la mamá o el papá concierte una cita con el pediatra con antelación. Aunque este reconocimiento se recomienda entre los cuatro a seis semanas de vida, es común que incluso la primera visita con el especialista médico se haga antes.

De hecho, a partir del cuarto día es común que al niño se le realice la segunda prueba del talón, que ayudará a diagnosticar si el recién nacido tiene fenilcetonuria (enfermedad metabólica cuya incidencia es en realidad muy baja).

A los 15 días, dentro de las dos primeras semanas de vida del recién nacido, es habitual que se concierte una cita con la matrona, aunque en esta ocasión su objetivo es conocer cómo se encuentra la madre y revisar al bebé generalmente, fijándose en su cordón umbilical, su piel y su estado general. Eso sí, en caso de urgencia, se aconseja acudir al pediatra en el momento en el que ésta ocurra.

Por otro lado, tanto los pediatras como los médicos de familia se convierten en la mejor opción cuando nuestro pequeño (ya sea bebé o más grande) se ponga enfermo. De hecho, en cada Comunidad Autónoma encuentras médicos de familia especializados, que te brindan todo el apoyo y la ayuda que necesitas en todo momento. Así, por ejemplo, si resides en Valencia la mejor opción es contar con la ayuda de médicos de familia Valencia, para que no tengas que desplazarte muy lejos de casa y en definitiva llegues a la consulta en poco tiempo.

Una opción muy sencilla es Doctuo, una página de uso completamente gratuito en el que puedes buscar y solicitar cita con los médicos y centros médicos de los principales cuadros médicos de nuestro país. Además, en este portal podrás hacer tus preguntas sobre la salud de tus pequeños, y los médicos de Doctuo te responderán y resolverán tus dudas.

Imagen | Lab2112