Los test de embarazo vienen a ser unos pequeños utensilios o aparatos que miden la presencia de una hormona en la orina, la cual recibe el nombre de Gonadotrofina Coriónica Humana (o hCG).

Aproximadamente 6 días después de la concepción, esta hormona llega a la sangre, exactamente las células placentarias comienzan a producirla cuando el huevo fertilizado se implanta en el útero.

Generalmente los niveles de esta hormona comienzan a aumentar de manera muy rápida, por lo que ya a las dos semanas los test de embarazo pueden dar resultados positivos en caso de que se haya producido una concepción.

¿Cuándo hacer un test de embarazo?

Por este motivo, es útil conocer cuándo hacer un test de embarazo, ya que ayuda a realizar el test más o menos en un buen momento, evitándose así posibles resultados erróneos o no ciertos del todo.

Muchos expertos indican que es mejor realizar el test de embarazo a los 14 días después de la posible concepción u ovulación, ya que es el momento más adecuado para efectuar esta prueba.

Ello se debe a que, más o menos en esas fechas, los niveles de la hormona son lo suficientemente altos como para que no nos encontremos ante un resultado falso negativo.

¿Los test de embarazo casero son precisos?

Lo más recomendable es esperar entre una semana a 14 días para realizar la prueba, ya que si bien es cierto que existen test de embarazo caseros que pueden detectar el embarazo sin problemas, hay veces que esto no es posible.