Suele ser común –y algo totalmente normal- que la madre siempre tenga dudas relacionadas con la lactancia materna, independientemente de que sea o no primeriza. De hecho, a la duda relacionada con cuándo subirá la leche suele ser habitual que la siguiente duda tenga que ver con el mejor momento para comenzar a amamantar al bebé.

Como opinan muchos expertos, en la medida de lo posible lo mejor es tratar de comenzar a amamantar al bebé durante la hora inmediatamente posterior al nacimiento. De esta forma la madre aprovechará el estado de alerta que todos los recién nacidos presentan después del parto, de manera que es más fácil que el bebé se agarre de manera instintiva al pecho en la primera toma.

Cuándo amamantar al recién nacido

Una vez transcurrido el estado de alerta lo más común es que el recién nacido pase la mayor parte de las siguientes 24 horas durmiendo, de forma que si la madre espera mucho tiempo para amamantar al bebé lo común es que luego al pequeño le resulte más complicado o difícil agarrarse bien al pecho.

¿Y si en la primera toma el bebé no se agarra bien al pecho?

No te preocupes, en caso de que esto suceda lo más importante es comenzar pronto con la lactancia, ya que de esta forma ayudarás al recién nacido a adquirir práctica, y a hacerse a la idea del amamantamiento.

Es posible que necesites probar el amamantamiento varias veces hasta que el bebé se agarre bien y de forma correcta al pecho. En cualquier caso, recuerda que lo más importante es que abra bien la boca, y se introduzca en ella la mayor superficie posible de la parte oscura del pecho (la areola mamaria).

Imagen | shingleback