El paseo se puede convertir en un momento excelente de disfrute tanto para el bebé como para los padres, aunque se trata de una actividad no exenta de dudas, sobretodo cuando nos referimos al primer paseo del bebé (es decir, la primera vez que salimos con el recién nacido a la calle y no precisamente cuando lo sacamos del hospital para ir a casa, o cuando lo llevamos por vez primera a la consulta del pediatra).

Entre las dudas más habituales que suelen tener los padres primerizos, es común que se pregunten sobre cuándo puede salir el bebé a pasear por primera vez. Como ya te comentábamos en una ocasión anterior, aunque es cierto que el momento idóneo para su primer paseo dependerá casi directamente de la estación del año en la que nos encontremos, muchos pediatras indican que desde la segunda semana tras el nacimiento el bebé puede salir a la calle.

Pero es posible que, a la duda anterior, también nos surja una nueva: ¿cuál es el mejor momento del día para pasear con el bebé?.

No hay duda que, independientemente de que haga sol o haga mal tiempo (por ejemplo, en caso de que esté lloviendo), el bebé necesita tomar aire fresco de la misma manera que lo necesitan sus padres.

Evidentemente, si hace un mal tiempo excesivo y por ejemplo hay heladas, tormentas, hace muchísimo calor o hay niebla, son las principales condiciones y circunstancias climatológicas que hacen que el paseo no sea posible.

Por lo demás, dependiendo de la época en la que nos encontremos para saber cuál será el mejor momento del día para pasear con nuestro pequeño, podemos seguir las reglas siguientes:

  • En verano: la mejor hora es a media mañana, cuando el calor no aprieta, o bien a última hora de la tarde.
  • En otoño e invierno: si hace frío, lo mejor es sacarlo al mediodía, momento en el que las temperaturas son algo más suave.

Tampoco debemos olvidarnos de algo fundamental: el bebé debe haber comido con anterioridad y mostrarse receptivo a darle un paseo (por ejemplo, cuando se muestra contento o alegre).

Imagen | freezr