Existen muchas enfermedades que no impiden que la futura madre mantenga su embarazo de manera sana siempre seguido por los consejos de los médicos y haciendo caso de las recomendaciones durante la gestación;  es el caso de la diabetes o en este caso de la epilepsia.

La epilepsia es una enfermedad del sistema neurológico que provoca una gran actividad eléctrica en el cerebro generando unos impulsos o convulsiones que se manifiestan a nivel cognitivo, psicológico o neurobiológico.

epilepsia-embarazo

Cuando la epilepsia ocurre se producen una serie de crisis o ataques epilépticos que consisten en unos ataques o descargas repentinas y rápidas de las células cerebrales que cogen por “sorpresa” a la persona, de ahí la palabra griega ‘epilambaneim’.

Asistencia de una mujer embarazada con epilepsia

El embarazo de una mujer epiléptica tiene que ser asistido regularmente y controlado minuciosamente para regular su concentración sanguínea evitando librarla de los ataques epilépticos mientras esté en estado.

Uno de los pasos a seguir durante el transcurso del embarazo es aumentar la dosis de la medicación indicada para aliviar los ataques ya que durante la gestación el volumen de sangre aumenta y se produce un efecto diluyente.

Las recomendaciones a seguir para una mujer embarazada que sufra de epilepsia son:

  • Mayor consumo de ácido fólico al principio del embarazo.
  • Análisis de la alfafetoproteína sobre la semana 16 de gestación.
  • La ecografía de las 20 semanas debe tomarse en especial consideración.
  • Toma de vitamina K en las últimas semanas de gestación y al recién nacido para evitar hemorragias cerebrales.
  • Antes del parto se realizará una electroencefalografía.

Puede que perturben las recomendaciones a seguir de una mujer con epilepsia si decide quedarse en estado pero esto se debe llevar a cabo para que tanto a la madre como al recién nacido no les suceda nada y sobretodo conservar el embarazo hasta su final.