El proceso de destete es un proceso sumamente importante en la vida del bebé porque supone el paso de la lactancia al consumo de alimentos sólidos, lo que se convierte en un periodo vital para el desarrollo no solo nutricional, sino afectivo, social y adaptativo del pequeño.

Como hacer el destete

En referencia a las dudas sobre cuándo realizar el destete, es cierto que no existe una edad fija para empezar el destete, puesto que la maduración de cada bebé es diferente.

Lo habitual es comenzar el destete entre los 4 y 6 meses de edad, un periodo que tiende a coincidir con el comienzo de la dentición, que comúnmente empieza en el sexto mes.

Consejos antes de realizar el destete

Debemos diferenciar desde un primer momento una serie de etapas o periodos determinados dentro del propio proceso de destete.

Durante la denominada como primera fase de destete (o primera etapa de destete) nos encontramos con que el bebé debe ingerir alimentos semisólidos de fácil digestión una sola vez al día, completándose la comida con la leche materna.

En el momento en que el bebé empieza a comer sólido con normalidad, lo ideal es reemplazar una comida por alimentos semisólidos. Aunque también existen otros expertos que aconsejan complementar todas las comidas con leche materna.

Sea como fuere, se debe evitar siempre un destete prematuro y brusco, puesto que pueden causar déficits nutricionales y otros problemas asociados en el bebé.

Métodos útiles para realizar el destete

  • Reemplazar el pecho por el biberón: suele ser ideal cuando el bebé tiende a aburrirse o distraerse durante la toma. En estos momentos la mamá puede cambiar el pecho por el biberón con leche maternizada.
  • Acortar el tiempo de lactancia: si habitualmente tu bebé tardaba 10 o 15 minutos en comer, trata de acortar este tiempo hasta los 8 o 9 minutos, y luego pasar a los 6 o 5 minutos. Dependiendo de su edad puedes complementar la lactancia con el biberón u otros alimentos semisólidos que ya pueda empezar a comer.
  • Posponer la toma en la lactancia: es útil cuando ya la mamá está amamantado irregularmente, no siempre en los mismos momentos. ¿Lo mejor? Tratar de distraerlo y retrasar la lactancia todo el tiempo que se pueda.