Son muchas las dudas que le asaltan a las mamás después de dar a luz con respecto a la lactancia materna, pero para contrarrestar dichas preocupaciones el personal sanitario será el encargado de resolver las dudas durante el tiempo que se encuentre hospitalizada.

Cuando comienza a subir la leche a los pechos después de dar a luz, es muy probable que la madre sienta presión y note como el tejido mamario aumenta y se congestiona en los días siguientes.

congestion-mamaria

La subida de la leche provoca una inflamación del tejido mamario más concretamente en las glándulas mamarias desarrollando unas congestiones linfáticas en el tejido intersticial glandular.

Aliviar y reducir la congestión mamaria

Durante la hospitalización el personal encargado de atenderte ayudará a la madre a darse suaves masajes en el pecho para aliviar la congestión de la leche y reducir sobre todo la presión que ejerce la leche sobre el tejido mamario.

Ya en casa será la madre o incluso con la ayuda del papá, los encargados de reducir la congestión mamaria si la madre siente presión e incomodidad durante la lactancia.

Normalmente la congestión mamaria se produce al principio de la lactancia cuando los hábitos no están arraigados del todo y el pecho no se ha acostumbrado a la subidas tan repentinas de la leche.

Te mencionamos a continuación una serie de consejos que pueden ayudar a las mamás a aliviar la congestión de la leche:

  • Da el pecho en sesiones más cortas pero seguidas.
  • Masajea el pecho mientras das de mamar.
  • Extraiga leche entre las tomas, así evitará la tirantez.
  • El pecho debe quedar aliviado después de las tomas, si notas hinchazón, sácate un poco de leche para que no quede repleto.
  • Debes estar tranquila y relajada cada vez que des el pecho, la congestión también se produce por el estrés y el no dormir.