Cómo elegir la mejor mascota para el niñoNo hay duda de muchos de los beneficios que aporta una mascota a los más pequeños, ya que los animales les brindan beneficios tanto físicos como emocionales.

En relación a los beneficios emocionales, cuando un niño convive, cuida y crece junto a una mascota tiende a desarrollar más empatía, a la vez que muestra una actitud muchísimo más responsable. El animal le aporta valores como la lealtad y el afecto, y estimula un mejor crecimiento y una mayor educación, dado que el niño aprende sobre el ciclo de la vida: nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte.

Consejos a la hora de elegir la mascota para los niños

En primer lugar es aconsejable tener en cuenta las circunstancias personales de cada familia: es decir, el tamaño de la casa, si cuenta o no con jardín… Además, las posibilidades de cada miembro de ella.

Por ejemplo, un perro necesita que lo saquen a la calle al menos 3 veces al día, mientras que un perro de gran tamaño no se sentiría cómodo en una casa pequeña. Por tanto, a la hora de elegirlo debemos tener en cuenta factores como éstos.

Por otro lado, los gatos aportan la ventaja añadida de que no es necesario sacarlos a la calle para que hagan sus cositas, ya que cuentan con una bandeja con arena donde lo hacen cada día.

¿Lo más aconsejable? Empezar por ejemplo con una mascota pequeña, como puede ser una tortuguita o un pez, sobretodo porque son mascotas que no requieren muchos cuidados.

Es fundamental a su vez mantener una correcta higiene para evitar posibles enfermedades que el animal pudiera transmitir al pequeño, que en la mayoría de los casos son fácilmente prevenibles.

También puede ser posible que cuando el niño nace ya la mascota se encuentre en casa: ante una situación así, debemos tener presente de no descuidarnos del animal, no cambiando nuestros hábitos con él para que no sienta celos del pequeño.

Puedes descubrir más consejos en nuestro artículo niños y animales domésticos.

Imagen | Emily Law