Ahora que durante el verano los niños pasan mas tiempo con los padres, es bueno y satisfactorio para ellos compartir juegos y tareas que ayudarán a mantenerlo distraido durante el día.

padre-e-hijo

Para el verano, los padres pueden apuntar a los niños en clases para practicar algun deporte o campamento de verano aquellos por lo que ellos se sientan atraído, nunca hemos de forzar al niño a acudir algun deporte que no le gusta, pues eso solo aumentará la desmotivación.

Irnos de vacaciones con los niños y disfrutar de su compañia es lo mejor opción pero si por algún caso no se puede ir, podemos buscar otras alternativas para pasar el tiempo con ellos.

Si pasamos los días en casa, cocinar con ellos despertará su creatividad y así colaborarán con las tareas de cuidados de la casa.

Realizar comidas divertidas, fomentarles su imaginación y disfrutar de los juegos que se pueden hacer con su compañia, hará que se sientan más apegados a sus padres y estarán ocupados.

Ayudarles a realizar las tareas de la casa, enseñarles a poner la mesa, secar los platos cuidadosamente o colocar sus propios juguetes después de haber jugado con ellos, son cuestiones indispensables, porque son requisitos de madurez que irá aprendiendo poco a poco en el tiempo libre que tiene.

Los padres deben ser responsables de la educación de sus hijos, deben mantenerlos activos, desarrollando su imaginación, dejando que sean también ellos los que expongan alternativas para hacer durante el dia.

Salir en bicicleta, jugar en el parque, ir a la biblioteca, salir a caminar por el campo, llevarlo a la playa, son solo algunas de las propuestas que exponemos para que los niños disfruten de su tiempo libre, siempre y cuando a ellos les guste.