cervixAl intentar concebir un bebé hay varias factores que pueden indicarnos el periodo fértil y de mayor probabilidad para concebir el hijo que se espera.

En otras ocasiones hemos hablado de los test de ovulación que nos ayudan a detectar a través de la orina el pico de Hormona Luteinizante por lo que será más probable quedar embarazada durante las 36 horas siguientes después de detectar ese aumento.

Por otro lado también existe el método de la temperatura basal para tener un seguimiento exhaustivo de la temperatura antes y después de la ovulación.

Antes de la ovulación la mujer mantiene una temperatura muy lineal por debajo de los 36.5º y después de ovular sube por encima de los 36.7º y se mantiene hasta la llegada del siguiente periodo.

Cómo detectar el periodo fértil con la localización del cérvix

Desde el primer día del ciclo el cérvix o la entrada del útero se presenta de una manera y a medida que pasan los días y el ciclo avanza éste mismo presenta unas alteraciones que nos pueden ayudar a adivinar el periodo exacto para concebir.

A principios del ciclo durante la menstruación el cérvix está situado muy abajo, está más cerca de la vagina y se encuentra cerrado y firme.

Durante esta fase llamada folicular durante la cual los óvulos comienzan a madurar el orificio uterino puede cambiar de consistencia, localización y apertura.

A medida que el ciclo avanza el cérvix se posiciona más alto y más flexible, en este momento sería mas difícil encontrarlo por su posición pero se puede tocar y notar más húmedo y abierto como unos 3 mm.

La posición del cuello uterino durante esta fase es esencial para permitir la entrada de espermatozoides y que así pueden recorrer el camino que les queda hasta encontrarse con el óvulo que le esperará en la Trompa de Falopio.

En la última parte del ciclo, la fase lútea el orificio vuelve a su posición inicial más cerrado, firme y a un nivel más bajo para impedir la entrada de espermatozoides.

Cuando se ha conseguido embarazo y durante las primeras semanas de gestación el cérvix también adopta una posición más firme y baja haciendo el cuello uterino más estrecho que nunca.