La futura mamá, durante el tiempo de gestación, debe tener en cuenta que sus necesidades nutricionales durante el embarazo tienden a ser mayores, lo que se traduce en que sus necesidades en nutrientes tienden a incrementarse según van pasando los meses y el feto se desarrolla.

cereales y embarazo

Durante el segundo y tercer trimestre muchos nutricionistas aconsejan que la mamá aumenten 300 calorías, para así poder cubrir las diferentes necesidades nutricionales que aumentan en esta época.

Es fundamental, por tanto, que siga una alimentación equilibrada, basada en una dieta sana y equilibrada, y que este contenido calórico sea aportado siempre por alimentos sanos y naturales.

Los cereales se convierten de hecho en un grupo alimenticio fundamental, entre los que nos encontramos con la avena, cebada, centeno, espelta, trigo, maíz y mijo, entre muchos otros.

Beneficios de los cereales en el embarazo

Alto contenido en nutrientes esenciales

  • Vitaminas: los cereales son especialmente ricos en vitaminas del grupo B, entre los que destacamos la vitamina B1, B2, niacina y el importantísimo ácido fólico.
  • Minerales: aportan sales minerales indispensables en el embarazo, como por ejemplo calcio, hierro, fósforo, potasio, magnesio y selenio.
  • Fibra: los cereales, sobretodo la opción integral de éstos, son especialmente ricos en fibra dietética, que ayuda a prevenir el estreñimiento y las hemorroides. Durante el embarazo se aconseja consumir 28 gramos de fibra al día.

Ayudan a prevenir la diabetes gestacional

Durante el embarazo puede ser más o menos habitual que la mamá sufra de la denominada como diabetes gestacional, la cual se diagnostica durante el embarazo, independientemente de si se requiere insulina o si la alteración se mantiene después de este período.

Es fundamental que este tipo de diabetes sea diagnosticada a tiempo, siendo imprescindible el seguimiento de controles de rutina para comprobar la glucemia en ayunas (especialmente si existen factores de riesgo)

En este sentido, los cereales ayudan a equilibrar el nivel de azúcar en sangre, previniendo por tanto el aumento brusco de glucosa en sangre.

Bajo contenido en grasas

Aunque es habitual que durante el embarazo la futura mamá tienda a ganar peso, es fundamental que se siga cierto control del peso.

Los cereales destacan precisamente por ser alimentos naturales con bajo contenido en grasas, lo que se traduce en que son productos alimenticios que no engordan.

Imagen | joyosity