La propia leche de la mujer es, sin duda alguna, la forma más natural de dar la leche a nuestro hijo, y de proporcionarle un inicio nutritivo muy importante que cuenta a su vez con muchos beneficios para su salud.

beneficios-leche-materna

A un nivel ciertamente evolutivo y de adaptación, tu hijo nace ya con unos instintos tanto de agarre como de succión realmente fuertes, por lo que cuando siente el pecho rozándole la cara, la girará de manera automática e instintivamente hacia él.

No en vano, en la mayoría de los casos los bebés pueden succionar el pecho de forma inmediata desde el mismo momento en que nacen.

Beneficios de dar el pecho a nuestro hijo

  • La principal ventaja de la leche materna es su composición, los cuales, algunos de ellos, no se encuentran en la leche de vaca. Por ejemplo contiene taurina y cistina, que son dos aminoácidos esenciales para el desarrollo del cerebro del bebé.
    Además posee glóbulos blancos, enzimas e inmunoglobulina que lo protegen de infecciones. También cuenta con importantísimas vitaminas, proteínas, minerales, grasas y anticuerpos esenciales.
  • Se digiere más fácilmente, y protege al bebé de alergias y reduce el riesgo de que padezca enfermedades graves.
  • No se necesita calentar, dado que siempre sale a temperatura ideal. Tampoco se tendrá que esterilizar el envase, como sí ocurre con otras leches.
  • Disminuye en el bebé el riesgo de caries y favorece un desarrollo de oral óptimo.

Beneficios de dar el pecho al bebé para las madres

  • Reduce el riesgo tanto de cáncer de mama como de ovario.
  • Favorece la involución del útero, lo que significa que ayuda en la recuperación tras el parto ya que éste vuelve antes a su tamaño original.
  • Favorece el contacto con el bebé, lo que se traduce en un contacto físico y psíquico a la vez.

Información relacionada | Leche de soja, nutritiva y beneficiosa para nuestra salud