anidamiento El anidamiento es la inseminación del óvulo por parte del espermatozoide el cual se produce dentro de una de las trompas de falopio, que son los conductos que comunican los ovarios con el útero.

Unos días después, la fecundación que se ha conseguido con este hecho alcanza la cavidad uterina, y se alberga dentro de ella, esto quiere decir que se acopla a la mucosa que recubre el órgano internamente.

Este proceso se alarga durante 14 días, por lo tanto una vez culminada esta fase, el embrión ya ha desarrollado una forma primitiva que se compone de una parte ventral y otra dorsal, y de una extremidad cefálica, que se convertirá en la cabeza posteriormente y otra caudal.

En el momento que se implanta el óvulo esto puede provocar una rotura de un vaso sanguíneo de la mucosa uterina y ocasionará la posible pérdida de unas gotas de sangre.

Lo que pueda ocurrir durante este periodo es totalmente natural y normal en las mujeres, que por lo general suele producirse dos o tres semanas después de la concepción.