Hay ocasiones en las que nos preocupamos porque notamos que el niño-a está tardando en expresarse a través del habla sobre todo cuando tendemos a compararlo con otros niños-as de su misma edad.

Alteraciones del lenguaje infantil

Debemos tener en cuenta que cada niño-a tiene sus características y su propio ritmo de aprendizaje, y que desde los 0 a 6 años están adquiriendo y desarrollando el lenguaje.

Unos niños-as hablan más pronto que otros o se expresan con más claridad.

En el desarrollo del lenguaje influyen varios factores: internos, externos o ambientales.

El entorno que rodea al niño-a también es importante cuanto más rico y estimulante sea favorecerá más al niño-a en el proceso de la comunicación.

Cuando notemos que el niño-a va creciendo y nos surgen dudas acerca de sí se trata de un trastorno o una alteración grave o un simple retraso en el lenguaje, debemos consultar con el pediatra el nos indicará de que se trata y nos remitirá a los profesionales adecuados.

A continuación describimos algunos trastornos del lenguaje:

El mutismo

el niño-a se encuentra ya en la edad para hablar con normalidad pero en ese momento en el que se espera que hable no lo hace. No se asocia a problemas fisiológicos y suele ser pasajero. Algunos niños-as muestran mutismo ante situaciones desconocidas o nuevas para ellos como pueden ser los primeros días de incorporación a la escuela. Debe tratarse con normalidad sin insistir para que el niño-a hable, lo hará por sí solo cuando se vaya adaptando y sintiéndose integrado.

La dislalia

Se conoce así a los errores que se cometen al articular los fonemas, llegando a sustituir unos fonemas por otros. Debemos tener en cuenta que se corresponda con el periodo evolutivo que el niño-a está atravesando y hasta los seis años está adquiriendo el lenguaje.

La tartamudez o disfemia

Es un trastorno que impide la fluidez del habla. En estos casos hay que ayudar al niño-a a relajarse para comenzar a hablar , darle tiempo para que acabe la frase sin interrumpirle, pedirle que hable tranquilo, despacio, animarle a hablar, darle conversación. No debemos hacerle repetir palabras o frases.

Imagen | Cayusa