Sabemos que para que nuestro hijo pueda crecer sano y fuerte, es de vital importancia que su alimentación, además de una alimentación equilibrada, sea saludable y variada.

alimentacion-infantil

No en vano, en días anteriores pudimos conocer qué alimentos no podían faltar en la dieta de los más pequeños, mientras que también, en otros momentos, nos hemos hecho eco sobre la alimentación del bebé durante su primer año.

En esta ocasión nos vamos a ocupar de una cuestión fundamental que, precisamente, tiene mucha relación con la alimentación infantil, y consiste necesariamente en una serie de recomendaciones saludables para que, a nuestro hijo, no le falte absolutamente de nada en la dieta diaria.

Teniendo en cuenta la edad del niño, los menús deben ser variados y en cantidades suficientes, siendo de vital importancia el tomar diariamente cinco raciones entre frutas, verduras y hortalizas variadas.

El agua debe ser una bebida preferente, siendo más recomendable no sustituirla por zumos o refrescos.

Es mucho mejor limitar el consumo de grasas, puesto que, su exceso, está muy relacionado con la aparición de la obesidad infantil y la obesidad en sí, evitando el picoteo entre horas.

Como de buen seguro sabrás, los alimentos ricos en proteínas son básicos en el crecimiento, por lo que algunas de sus fuentes principales son las carnes magras, los lácteos, el pescado, los huevos o las legumbres, entre otros.

Al igual que las frutas, hortalizas y verduras, tanto la leche como los yogures, y el queso, deben ser tomados diariamente.